No hay que dar por hecho que el amor está hecho.

Wyandanch & Padme.

Wyandanch [ˈwaɪənˌdæntʃ] llegó a nuestras vidas el pasado 7 de marzo, lo escogí de entre un grupo de gatitos de una fundación (second chances) al verlo y conectar con su cara de antifaz, fue unas horas después al sacarlo del guacal en casa, que descubrí su mancha de corazón.

Como escrito con la ironía particular de mi destino, siendo 4 de mayo, se fue.

Venía decayendo desde el jueves que lo llevamos a la veterinaria pues notamos que había bajado de peso y orinó nuestra cama en dos ocasiones. Leucemia y el inicio de un cuadro de anemia fue el diagnóstico y a casa lo trajimos con la esperanza de que las medicinas lo ayudaran. El sábado parecía mejorar, ente nuestros brazos recuperaba el rosado de su nariz y de sus patas.

Esta fue su última foto conmigo el sábado, su nariz rosa nos daba esperanza de mejoría.

– ¿Qué crees que representa Wyandanch? ¿qué vino a enseñarnos?- Me preguntó Daniella, estábamos en ese punto en que una red neuronal estimulada conecta con todo. Entonces, como una epifanía todo se unió en un instante en mi cabeza: su nombre, lo vivido hasta ese día, su mirada, su mancha, su origen y su estado actual.

Respondí como si hubiese sabido la respuesta siempre: -Vino a enseñarnos que no hay que dar por hecho que el amor está hecho.-

Foto mientras se recuperaba de un hongo en su párpado

Continuaré con mi respuesta, pero antes debo explicar el origen de su nombre:

Wyandanch es el nombre de una “aldea”; digamos mejor, un espacio designado con este nombre en el estado de Nueva York, dentro de lo que se conoce como Long Island. Cuenta con una estación de tren con el mismo nombre. En nuestro viaje a NYC con Daniella, era la estación anterior a nuestro destino: Deer Park, de donde llegábamos fácil a Dix Hills pues allí nos estábamos quedando. Tal vez la pronunciación en “la voz” del tren, tal vez simplemente algo fortuito o del destino, pero una de las grandes marcas de ese viaje fue: The next station is Wyandanch.

Continuando con mi epifánico momento, agregué:

LIRR, Ronkonkoma Service. Foto: @andr3s60

-Su nombre lo dice, Wyandanch representa una parada, un punto antes del destino, ese lugar por el que deberás pasar antes de llegar, su mancha también habla de amor (dentro del simbolismo asignado al corazón como expresión icónica del mismo), desde el principio ese fue su lenguaje.-

No he dejado de repetirme esa idea, aún este texto es un primer lugar para acercarme a entenderla, porque posterior a su descubrimiento y como certificando la culminación de su trabajo, con un suspiro suave y una mirada profunda, Wyandanch partió.

Última foto, tomada cuando salí a hospitalizarlo

Quedó atrás como la estación, su nombre y el recuerdo serán un punto pasado en nuestra historia; testigos de como ese ser, vino a enseñarnos que el amor no es solo tener un corazón pintado en el lomo, es lo que das todos los días, es la confianza con la que buscas el calor del otro para descansar, es el lenguaje en el que comunicas que estás feliz donde estás, es agachar la cabeza y buscar resguardo en la confianza, es poder acercarte a pedir agua, comida o un poco de juego, es esconderse si estás asustado y estar triste o molesto si te han ofendido pero sin perder el brillo con el que miras a quien amas, es pedir perdón con ternura y perdonar a los ojos, es entender que el amor no está dicho ni hecho por sí solo, como nada lo está, como solo a través de la acción se concreta el sentido.

Equilibrio. Foto: Daniella Ortiz

No somos humanos por pertenecer a la especie, lo somos cuando logramos entendernos y vernos como tal unos a otros; no se es familia por compartir un lazo de sangre, lo somos si logramos vinculamos de forma directa con el ser y el sentir del otro; no se es pareja con un beso, andar de la mano o una serie de reglas autoimpuestas y sacadas de un marco general de comportamientos aparentes, se es pareja cuando ves a través del otro, cuando entiendes su existencia y su ser, cuando escoges que te acompañe en el camino siendo quien es y haciéndolo parte de lo que eres o construyes; no se tiene un negocio solo con el nombre y la idea, se logra a través del trabajo y de hacerlo día a día; no se vive solo por despertar y respirar; no se muere solo por dejar de hacerlo.

Padme hoy, al igual que nosotros, mira los espacios vacíos donde este pequeño “enano” correteaba o se sentaba a contemplarnos con ternura, los tres suspiramos al unísono de la misma forma que al parecer ninguno pudo imaginarlo siendo grande, tal vez como preambulo a su temprana partida. Como cuando la muerte besa a quienes te rodean, los tres recordamos, y en el dolor y la alegría de agradecerle a la vida por esos hermosos casi dos meses que estuvimos con él, nos abrazamos en la noche para que sea el sueño compasivo, quien por un instante nos lleve al momento en que fuimos cuatro.

HOME

A.F.A.C

Publicado por andr3s60

[89]. Creador de contenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: